Noticias HC

Botox en el tratamiento del exceso de sudor

SudorEl hecho de sudar en verano es una reacción normal debido a las altas temperaturas, y aún más si nos encontramos ante un clima de humedad elevada.

 

Pero cuando la sudoración llega a ser excesiva ante estímulos habituales hablamos de hiperhidrosis, y esto puede llegar a provocar perjuicios en la calidad de vida de la persona que lo sufre. Actualmente un 3% de la población sufre este problema.

 

El calor no es el único motivo que puede favorecer el exceso de sudoración. Así, el estrés es otro factor que sin depender de la temperatura del ambiente en el que nos encontramos puede provocar en muchas personas un exceso de sudoración.

 
 

¡Pero esto tiene solución!

Llevando a cabo una infiltración localizada de botox® -que en definitiva es toxina botulínica (neurotoxina derivada de la bacteria Chlostridium botulinum)- en las áreas de la piel donde se produce el exceso de sudoración originará una inhibición de la respuesta de las glándulas sudoríparas a la acetil-colina, sustancia que actúa como neurotransmisor (mensajero de los impulsos que llevan a la glándula a la producción del sudor).

 

El Botox® se usa para el tratamiento de la hiperhidrosis desde 1994 y está aprobado por la FDA para el tratamiento de la hiperhidrosis (esta sudoración excesiva), y concretamente en las axilas y en personas mayores de 18 años. Esta técnica también se ha utilizado con éxito en otras localizaciones como palmas de las manos, las plantas de los pies, cara, ingles… y también se ha aplicado en menores de edad (incluso en niños de 6 años) con buenos resultados desde 2005.

 

Las axilas es la zona más frecuente donde se trata la hiperhidrosis con toxina botulínica provocando un descenso notable desde el 2º día al 7º de haber realizado la infiltración. Este tratamiento tiene una duración media de 7 meses y se realiza incluso sin anestésico alguno, aunque puede utilizarse alguna crema anestésica si se necesita.

 
 

¿Existen efectos negativos?

Hay un porcentaje muy bajo en el desarrollo de autoanticuerpos (“defensas que nuestro propio cuerpo produce”) contra la toxina botulínica, pero habitualmente ésta no se relaciona con pérdida de eficacia del tratamiento, y a diferencia de lo que ocurre con algunos tratamientos, no se ha descrito la producción de sudoración compensatoria (aumento del sudor en otras zonas no tratadas) tras la infiltración de botox®. Igualmente las molestias más allá de aquellas (bien toleradas) que se producen con la propia infiltración u otras complicaciones son excepcionales.

 
 

Consúltenos sin compromiso y le informaremos a través del teléfono 952 908 628 o bien a través de la propia web.

 
 
Dr. Javier del BozDr. Javier del Boz
Especialista en Dermatología

 

 

abril 5, 2021

 

FacebooktwitterpinterestlinkedinFacebooktwitterpinterestlinkedin

 

 

Leer otras noticias

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención especializada

    Atención al paciente

    Profesionales HC

    Suscríbase a nuestro newsletter

    Suscribirse