Noticias HC

Dermatología- #Prevenir el Cáncer de Piel

¿Recuerdas aquellos años, en los que nuestros padres nos llevaban a la playa y, como toda protección, te embadurnaban de NIVEA caja azul? Y si eras rubito, como mucho te dejaban un rato con la camiseta mientras jugabas con los cubos de arena. Y si, la nívea caja azul era y es una crema buenísima para nutrir la piel seca, pero no para proteger del sol, pues ¡No contiene filtros solares! Afortunadamente esos años quedaron atrás y hoy en día los casos de consulta por quemaduras de sol en niños han disminuido mucho, debido a que los padres se han mentalizado que cuidar la piel de sus hijos es apostar por su salud en el futuro.

 
 

cancerdepiel

 
 

La misma tendencia decreciente se ha observado en los adultos. “Saben que ya no solo el melanoma, sino el envejecimiento de la piel, se relaciona con la exposición al sol”, nos recuerdan desde la Unidad de Dermatología de HC Marbella.

 

Adolescentes y adultos jóvenes, en el foco de atención de los dermatólogos. La pasividad de los adolescentes y de los adultos jóvenes a nivel de fotoprotección preocupa mucho a los dermatólogos. Esta actitud llama especialmente la atención por ser la generación que ha crecido con un acceso ilimitado a la información, pero sin embargo por su juventud quizá no sienten la responsabilidad de los hijos ni sienten la amenaza de la edad. Les importa más ponerse morenos y estar guapos que la salud de su piel.

 

Melanoma: cuando la piel no perdona ni olvida. El 80% de la radiación solar que llega a nuestra piel se recibe antes de los 18 años, por lo que la adolescencia es clave para evitar daños en la piel.

 

“El daño producido por la exposición al sol es acumulativo, por lo que los pacientes con cáncer de piel que vemos ahora en consulta son aquellos que se quemaron con el sol en el pasado” nos comenta el Dr. del Boz desde la Unidad de Dermatología. Se refiere a adultos que cometieron excesos solares en la infancia o la juventud y que ahora están pagando las consecuencias. Les está ocurriendo, por ejemplo, a las personas nacidas entre 1940 y 1960, cuando aún se desconocían los peligrosos efectos de la exposición a los rayos ultravioleta del sol y, para más inri, los profesionales de la salud creían que el sol era beneficioso en todos los sentidos. Hoy sabemos que un 80% de los casos de cáncer de piel se podrían evitar.

 
 

Dermatología en Marbella

 
 

Los adolescentes suspenden en protección solar: ¿Qué errores cometen?

 

1. Utilizar el fotoprotector para prolongar el tiempo de exposición al sol. Los fotoprotectores cubren bastante bien en radiaciones ultravioleta B (UVB), que es la que produce la quemadura solar, pero nunca la totalidad de las mismas; además, algunos no cubren la radiación ultravioleta A o los infrarrojos, por lo que se producen daños y vemos los efectos a largo plazo: arrugas y cáncer. De la misma manera, nunca nos aplicamos el fotoprotector de manera ideal, lo cual también les resta eficacia. Por eso, confiar exclusivamente en el fotoprotector para hacer exposiciones al sol muy prolongadas es un error. El fotoprotector no es la mejor medida de fotoprotección.

 

2. Tomar el sol cerca del mediodía. ¿Cuántas veces nos han pedido nuestros hijos permiso para quedarse a comer en la playa con sus amigos? Y luego, han llegado a casa con la espalda quemada por la siesta, por haberse dormido al sol sin acordarse de la protección. Las horas centrales del día son las más peligrosas, con mayor intensidad de radiaciones.

 

3. No reponer el fotoprotector cuando sudan o se bañan. “Aunque el fotoprotector sea resistente al agua, no lo es de manera ilimitada, y al secarnos/frotarnos… va perdiendo su efectividad; es mejor y mucho más prudente después de cada baño secarse y volver a aplicarlo.

 

4. No aplicarse la cantidad adecuada. Sabemos que nos aplicamos, por término medio, entre una cuarta parte y la mitad de la cantidad aconsejada. Con lo cual, podemos dividir ese factor de protección por la mitad o por una cuarta parte. Por eso mismo, es recomendable utilizar siempre factores de protección por encima de 30.

 

5. No aplicarse crema protectora cuando están ya bronceados ¡no dejes que bajen la guardia! AUNQUE las pieles oscuras o las muy morenas resistan mejor el sol y no sufran del llamado eritema solar o quemadura, no por ello dejan de sufrir los efectos negativos de la radiación solar.

 

Estos son solo algunos ejemplos. Ante la duda de un lunar que cambia de forma o de color, ante una herida que no cicatrice, o bien si aparece una lesión nueva en la piel, mejor consultar al dermatólogo. De esa manera, si algo no estuviese bien en nuestra piel, podríamos detectarlo cuanto antes y así tratarlo de la manera más sencilla.

 

 

julio 11, 2017

 

FacebooktwitterpinterestlinkedinFacebooktwitterpinterestlinkedin

 

 

Leer otras noticias

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 


Escríbanos






¿Desea recibir información de nuestro centro? *

captcha

 

 

Atención especializada

Atención al paciente

Profesionales HC

Suscríbase a nuestro newsletter

Suscribirse