Noticias HC

Entrevista a una paciente con cáncer de mama

paciente cáncer de mamaEnfrentarse al diagnostico de cáncer de mama es una de las experiencias más temidas en nuestra sociedad.

 

AG, paciente de HC Marbella International Hospital, ya ha afrontado este diagnóstico con la gran valentía con la que lo hacen todas las mujeres afectadas.
Con su testimonio hoy queremos despejar muchas dudas que nos producen temor y como siempre transmitir que el diagnóstico precoz es nuestra mejor arma para vencer el cáncer de mama.

 
 

HC: Hola AG. Gracias por colaborar con nosotros.
Sabemos que la mamografía es la mejor prueba para realizar el diagnóstico precoz del cáncer de mama. Muchas mujeres tienen miedo de realizarla porque creen que es muy dolorosa. ¿Podrías contarnos tu experiencia?

 

AG: La mamografía no me resultó dolorosa, sólo algo incómoda pues comprime el pecho pero dolor no sentí en ningún momento.

 
 

HC: ¿Qué otras pruebas diagnósticas te han hecho? ¿Biopsia?, ¿Ecografía, ¿Resonancia? ¿Pet TAC?, ¿Qué dirías sobre ellas?

 

AG: Otras pruebas que me realizaron fueron ecografía, resonancia magnética y biopsia.

 
 

HC: Sabemos que el 10% de todos los cánceres de mama son hereditarios. ¿En tu familia también hay otras mujeres afectadas?

 

AG: En mi familia sufrieron también Cáncer de mama, mi madre que falleció a los 51 años, mi hermana pequeña con 30 años pero que está como una rosa y ya hace 15 años de eso, mi abuela materna y mi tía paterna.

 
 

HC: ¿Cuándo empezaste a realizar tus revisiones?

 

AG: Yo comencé a revisarme la mama de forma exhaustiva con 32 años. Pero las revisiones ginecológicas comencé a realizarlas con 20 años.

 
 

HC: ¿Qué edad tenias cuando te diagnosticaron cáncer de mama?

 
AG: Me diagnosticaron el cáncer de mama con 37 años.

 
 

HC: ¿Qué tratamiento realizaste?

 

AG: Me pusieron quimioterapia y como era de receptores hormonales negativos, no hice tratamiento hormonal.

 
 

HC: ¿Te informaron sobre la cirugía reparadora?, ¿Te has sometido a algún tipo de cirugía reparadora?, ¿Cuál es tu impresión sobre ella?

 

AG: Desde el principio me informaron de la cirugía reparadora y de la posibilidad de realizar la reconstrucción en la misma operación en la que me extraían el tumor. Pero yo opté por la mastectomía bilateral radical porque pensé que si quitaba la Diana acababa con el problema.

 

Estuve dos años sin mama y al tercer año me sometí a cirugía reparadora con un resultado maravilloso. Fui recuperando mi feminidad y mi cuerpo volvió a ser el de una mujer normal, incluso me siento guapa.

 
 

HC: Eres una mujer muy joven y como a todas te preocupa tu feminidad, te gusta estar guapa. Tu calidad de vida es muy importante. ¿Crees que se ha cuidado en tu tratamiento esta esfera de la mujer en la cirugía?

 

AG: En un principio mi prioridad era curarme por lo que no estuve muy pendiente de sentirme guapa y los oncólogos que me trataron tampoco me transmitieron la importancia de el aspecto físico, porque todavía estaba superando el miedo al cáncer, y al tener una mastectomía radical bilateral fue bastante duro, pero peor fue superar el miedo a morir. Pienso que si me hubiera reconstruido desde el primer momento el proceso hubiera sido menos traumático ya que el shock de verme en la primera cura que me hicieron, plana y con cincuenta grapas cruzando mi cuerpo de lado a lado agudizó la sensación de estar pasando por algo muy grave.

 

Una vez superado ese miedo es cuando comencé de nuevo a sentir deseos de sentirme guapa y en el proceso de reconstrucción me sentí muy feliz porque la maravillosa profesional que me devolvió mis mamas me transmitió la importancia de la volver a mirarme al espejo y ver en él a una mujer completa. La verdad es que fue increíble ver como mi cuerpo cambiaba y volvía a ser el de antes. Durante la primera fase del tratamiento realmente veía el lado práctico de las cosas, pensaba en curarme y nada más pero es muy importante y creo que ayuda a la recuperación mirarse al espejo y no ver que por tu cuerpo ha pasado un tsunami que ha arrasado con tu feminidad. Sin mamas y sin pelo fue difícil verme como una mujer normal. Pero poco a poco fui recuperando mi cuerpo y gracias a la cirugía reparadora (y a mi maravillosa doctora) volví a ser yo.

 
 

HC: ¿Y en la esfera ginecológica?

 

AG: En la esfera ginecológica todo fue bien, continué con mis revisiones ginecológicas normales que complementaban las revisiones oncológicas.

 
 

HC: ¿Cómo ha repercutido en el aspecto de la fertilidad?

 

AG: En la fertilidad fue todo muy bien porque realmente hubo un momento que me plantee volver a tener hijos y me dijeron que pasados dos años desde la última sesión de quimioterapia ya podría quedarme embarazada. Finalmente decidí no hacerlo pero el hecho de saber que ya podía intentarlo me animó, me alegró.

 
 

HC: ¿Necesitaste rehabilitación?

 

AG: No necesité rehabilitación, lo único que hice fue mucho deporte desde el momento en que la quimioterapia terminó y comencé a sentirme más fuerte. Me recomendaron tres horas de ejercicio aeróbico tres veces a la semana y desde entonces esa es mi rutina. También me ha ayudado el yoga porque aprendes a respirar bien y combina la fuerza con la flexibilidad. La verdad es que tengo una gran calidad de vida.

 
 

HC: ¿Cómo te ha afectado esto en la esfera psicológica?

 

AG: Psicológicamente lo peor y lo pienso que hay que tratar desde el principio, es el miedo, porque lo demás aunque es duro, verse físicamente mal, sentirse débil, ver que no puedes hacer todo lo que quisieras a causa del tratamiento, sabes que es algo temporal, pero el miedo a morir, a dejar a tus hijos sin madre… eso fue lo que más me afectó aunque he de decir que tuve mucho amor a mi alrededor de mi familia y mis amigos, algo esencial para superar todos esos miedos.

 

Y otra cosa que llevaba bastante mal era lo de las revisiones, una semana antes ya estaba con taquicardia, y es algo que todavía me cuesta, aunque he cambiado bastante el chip y ahora lo veo como algo que realmente es esencial para estar tranquila, ha sido muy importante en todo este proceso dar con profesionales cercanos, personas con empatía, en quien confiar plenamente, no médicos fríos y distantes que se sientan detrás de una mesa mirando unos resultados que te aterrorizan, la cercanía de los profesionales que me han tratado me ha ayudado a hacer ese momento más liviano.

 
 

HC: ¿Cómo te encuentras ahora y qué revisiones estás llevando a cabo?

 

AG: Ahora me encuentro muy bien, mis revisiones son anuales.

 
 

HC: ¿Qué le pedirías a tus médicos para mejorar tu calidad de vida?

 

AG: Ahora ya nada porque los médicos que siguen mis revisiones son ya como de mi familia, llevamos años viéndonos y me conocen a la perfección, por lo que saben cómo cuidarme. Pero al principio fue muy duro porque realmente me encontré con médicos que no tenían en cuenta la parte psicológica de la enfermedad, sobre todo algunos oncólogos que me enseñaron estadísticas que me dejaron un poco desanimada. En cuanto me topaba con un médico así inmediatamente pedía que me lo cambiaran porque mi necesidad básica era que me transmitieran ánimo y cercanía.

 
 

HC: ¿Qué les aconsejarías a otras mujeres?

 

AG: Esencialmente la prevención y las revisiones periódicas, y una vez diagnosticada la enfermedad tener esperanza pues el índice de curación del cáncer de mama hoy es muy elevado.

 

Es muy importante confiar en los profesionales de la medicina, llevar un estilo de vida sano, una buena alimentación y mucho ejercicio físico, rodearse de gente que te quiera y evitar en lo posible el estrés, reírse mucho y vivir el hoy que es lo que realmente tenemos. No pensar demasiado en el pasado ni temer al futuro, levantarse cada día y dar las gracias por todo. En definitiva disfrutar de todo lo que la vida pone a nuestro alcance.

 

En los momentos de tratamiento aconsejo no decaer, pensar que es algo temporal y que cuando la quimioterapia pasa, renaces…para mí fue como florecer. Ver crecer mi pelo de nuevo, sentir como recuperaba fuerzas, volver a sentirme tan activa como antes.

 

Buscar siempre profesionales cercanos y con empatía, como vosotros.

 
 
ginecólogas y paciente
 
 

HC: Muchas gracias AG por compartir tu experiencia.

 

 

octubre 26, 2016

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinFacebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

 

 

Leer otras noticias

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 


Escríbanos






¿Desea recibir información de nuestro centro? *

captcha

 

 

Atención especializada

Atención al paciente

Profesionales HC

Suscríbase a nuestro newsletter

Suscribirse