Noticias HC

¿Pueden las dietas especiales influir en nuestra respuesta al tratamiento oncológico?

Hoy en día existe un particular entusiasmo por las «dietas alternativas»: se les atribuye el poder de prolongar la esperanza de vida de los pacientes oncológicos que se adhieran estrictamente a ellas. Sin embargo, una revisión sistemática (1) de las investigaciones que se han hecho sobre los efectos de estas dietas, puso en evidencia que ninguno de los muchos regímenes dietéticos había demostrado convincentemente ayudar a curar el cáncer ni a prolongar significativamente la vida de los pacientes oncológicos.

 
 
Comida Hospital
 
 

Repasaremos aquí los más populares…

 

Régimen de Gerson

Consiste en una dieta lactovegetariana, baja en sodio, alta en potasio, que enfatiza sobre el consumo de verduras frescas, zumos de frutas y suplementos vitamínicos.

 

Un análisis comparativo retrospectivo reportó unas tasas de supervivencia a 5 años multiplicada por seis en los pacientes con melanoma tratados con la dieta Gerson. Sin embargo, la metodología defectuosa limita la fiabilidad de este estudio y, por lo tanto, no hay una buena evidencia científica que pueda apoyar este resultado.

 
 

Las dietas macrobióticas

Son dietas vegetarianas, bajas en grasas pero con alto contenido en carbohidratos complejos.

 

La evidencia científica de los beneficios de una dieta macrobiótica en pacientes con cáncer se limita a dos estudios retrospectivos metodológicamente defectuosos.

 

Además, ha de recalcarse que un tercio de los pacientes oncológico que siguen una dieta macrobiótica experimentan problemas debido a la pérdida de peso, la naturaleza restrictiva y desagradable del régimen, el tiempo dedicado a preparar el alimento y el gasto e inaccesibilidad de algunos ingredientes.

 
 

Régimen de Kelley-González

Es un programa que asocia restricción dietética, consumo de ayudas digestivas -por ejemplo, pepsina y enzimas pancreáticas- y un régimen de «desintoxicación» que incluye enemas frecuentes de café.

 

En un estudio que incluyó a 36 pacientes con cáncer de páncreas sin resecar o con resección incompleta, sólo 11 se consideraron evaluables para el resultado. En ellos, la mediana de supervivencia fue de 17 meses, en comparación con datos de la literatura que hablan de cuatro a seis meses de supervivencia.

 

 

Hortalizas y hierbas seleccionadas (SV)

Es un producto mezclado, hervido y liofilizado que contiene ingredientes con propiedades inmunoestimulantes y anticancerosas: soja, setas, frijoles mung, dátiles rojos, cebollino, ajo, lentejas, puerros, fruta de espino, cebolla, ginseng, angelica, diente de león, raíz de senega, regaliz, jengibre, aceitunas, semillas de sésamo y perejil.

 

Dos pequeños estudios se han realizado en pacientes con cáncer. En un estudio de control pareado que incluyó pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas de estadio III / IV (NSCLC), la duración media de supervivencia entre los 11 pacientes que ingerían SV diariamente fue tres veces mayor que la de 13 pacientes que no recibieron el suplemento (15 meses frente a 4 meses).

 

Una sugerencia similar de supervivencia prolongada se observó en un segundo estudio de 18 pacientes con NSCLC en estadio III / IV que habían rechazado o no respondieron a las terapias convencionales. La mediana de supervivencia fue de 33,5 meses para los 12 pacientes que utilizaron SV durante dos meses o más. A los cinco años, el 50 por ciento de los pacientes permanecieron vivos.

 

Cuando estos datos fueron presentados al Comité Asesor de Cáncer para la Medicina Complementaria y Alternativa, SV fue juzgado digno de más investigación definitiva.

 
 

Debemos recordar que, si bien a primera vista , algunos resultados parecen alentadores en cuanto a los beneficios de ciertas dietas, los estudios hasta ahora existentes se han realizado a pequeña escala (pequeños números de pacientes incluidos en los ensayos clínicos) y por ende no permiten extrapolar los resultados a la población general ni asegurar que los resultados sean atribuibles a una realidad científica (y no a una mera casualidad).

 

(1) La revisión sistemática se considera como una de las soluciones para ayudar a utilizar las investigaciones, dado que posibilita una síntesis de los estudios disponibles en un tema particular, y con ello, dirigir una práctica fundamentada en conocimiento científico. Una buena revisión sistemática tiene un valor incuestionable para la práctica ya que ayuda a resolver problemas clínicos.

 

 

marzo 22, 2017

 

 

 

Leer otras noticias

A través del portal del paciente Mi HC también podrá coger cita y descargar resultados e informes.

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención especializada

    Atención al paciente

    Profesionales HC

    Suscríbase a nuestro newsletter

    Suscribirse