Noticias HC

Desde el punto de vista del corazón de la mujer…

Las diferencias de género relativas a las enfermedades cardíacas son apenas conocidas

Sabemos que no somos iguales, hombres y mujeres, existen reconocidas diferencias en cuanto a comportamiento, razonamiento y habilidades especiales como la comunicación, la estética, la organización y otras que directamente no quiero atribuir a ningún sexo pero que utilizaré para dejar claro mi punto de vista actual: ¿comprendemos también las diferencias de género en lo que respecta a las enfermedades cardiovasculares y qué impacto puede tener esta falta de conocimiento en la vida real?

 
 

corazón de la mujer

 
 

Durante décadas, las enfermedades cardiovasculares, los infartos de miocardio, los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia cardíaca se han atribuido a la población masculina, lo que ha sido objeto de estudio en numerosas investigaciones. El riesgo aumenta a partir de los 40 años y los síntomas son claros. Es bien conocido el dolor en el pecho con irradiación en el brazo izquierdo, del cual se informa en todas partes con el propósito de salvar vidas masculinas y para evitar tragedias personales.

 

Durante todo ese tiempo, las enfermedades cardiovasculares femeninas han aparecido, progresado y causado muertes innecesarias que han pasado desapercibidas, no han sido diagnosticadas y han sido mal interpretadas sin un conocimiento claro de los factores de riesgo o los síntomas, simplemente debido a la falta de datos médicos y de investigaciones dedicadas específicamente a las enfermedades femeninas. Sólo en los últimos 20 años el factor femenino de las enfermedades cardíacas comenzó a despertar el interés de la sociedad médica. ¿Por qué? En algún momento se hizo evidente que mientras que las enfermedades cardiovasculares masculinas empezaron a mejorar a nivel estadístico, 1 de cada 3 mujeres todavía moría de enfermedades cardíacas. En comparación con 1 de cada 25 muertes por cáncer de mama, una enfermedad de la que toda mujer está bastante concienciada. Asimismo, es probable que mueran más mujeres que hombres con ataques cardíacos agudos, ya que el tiempo que transcurre desde la aparición de los síntomas hasta el diagnóstico es mucho mayor en las mujeres que en los hombres, lo que hace que se pierda tiempo de tratamiento y empeore el pronóstico.

 
 

ecocardiografía

 
 

La enfermedad cardíaca masculina progresa de forma lineal a partir de los 40 años, hay un deterioro lento y proporcional al paso del tiempo. Por lo tanto, el riesgo absoluto de enfermedad cardíaca también aumenta lentamente. Es por eso que los hombres comienzan a aumentar lentamente la presión arterial, los niveles de colesterol, especialmente el LDL y la grasa corporal. Tienen tiempo para tomar conciencia de sus factores de riesgo y empezar a controlarlos: dejar de fumar, vigilar la presión arterial y la diabetes, perder peso y corregir los malos hábitos del estilo de vida – y hacerse chequeos cardíacos de forma regular.

 

Por el contrario, las enfermedades cardíacas femeninas están vinculadas a un acontecimiento específico en la vida de una mujer: la menopausia. Hasta ese momento, los altos niveles de estrógeno tienen un efecto protector sobre varios aspectos de nuestro sistema cardiovascular. Esta hormona mantiene nuestros vasos intactos, reduce la presión sanguínea, ayuda al metabolismo del azúcar, reduce la grasa visceral, un beneficio que pagamos con la típica distribución de grasa femenina alrededor de nuestras caderas, y reduce la inflamación. Cuando llega la menopausia, el nivel de estrógenos disminuye, desapareciendo su efecto protector. Es entonces cuando empezamos a acerca a los chicos, pero de una manera bastante rápida, la presión sanguínea sube velozmente, la distribución de la grasa cambia, desarrollamos diabetes, así como el denominado síndrome metabólico.

 

Normalmente, la mayoría de las mujeres se centran más en los cambios físicos y estéticos. Como médico, suelo observar la sorpresa en mis pacientes femeninas cuando son informadas de que su presión sanguínea está por las nubes y siempre obtengo como respuesta: No puede ser, mi presión sanguínea ha sido demasiado baja TODA MI VIDA.Y tienen razón, sólo que mientras tanto, la menopausia ha llegado. El riesgo crece exponencialmente con el tiempo hasta que alcanza el mismo nivel de nuestro grupo de edad masculino. Las mujeres diabéticas, sin embargo, siguen teniendo un mayor riesgo de ataques al corazón que sus homólogos masculinos y lo mismo se aplica a los fumadores. Por otro lado, los niveles de colesterol LDL no parecen ser tan importantes en las mujeres como en los hombres, pero un nivel bajo de colesterol HDL está teniendo un gran impacto en la cuantificación del riesgo. Lo que siguen siendo diferente son los síntomas. Las mujeres tienden a tener síntomas atípicos, como un aumento de de los dolores de estómago y las náuseas, la falta de aliento con el esfuerzo físico o en reposo, además de fatiga general, debilidad e incapacidad de mantener el ritmo de la actividad física habitual. El típico dolor en el pecho que se irradia al brazo izquierdo es un síntoma bastante raro.

 

Por último, pero no menos importante, llegamos a la diferencia de la enfermedad en sí misma. Las mujeres tienden a tener más a menudo arterias más pequeñas afectadas y estos cambios vasculares pueden no verse ni siquiera durante un angiograma coronario. Sin embargo, el tratamiento médico conservador está indicado en estos casos y conducirá a la mejora del pronóstico y la calidad de vida del paciente.

 
 

Entonces, ¿qué podemos hacer para cuidar el corazón de nuestras mujeres?

  • Concienciar de que estas diferencias existen y así mejorar el procedimiento de diagnóstico.
  • Los síntomas “atípicos” deben ser vistos como típicos de las mujeres y tomados en serio por los médicos.
  • Los chequeos cardiovasculares basados en el perfil de riesgo de la mujer deben ser realizados regularmente como lo hacemos habitualmente en los hombres.
  • Debemos acortar el tiempo para el diagnóstico y el inicio del tratamiento.
  • Los médicos deben comprender el enfoque diferente del corazón femenino y tratar los factores de riesgo y la enfermedad en consecuencia.
  • Y, por supuesto, los estudios médicos científicos en curso también seguirán marcando el camino hasta que la brecha de género se cierre finalmente, al menos desde el punto de vista del corazón.

 
 

Dra. Manuela Reisbeck
 
 
Dra. Manuela Reisbeck

CardioCare Centro Cardíaco en HC Marbella International Hospital

 

 

marzo 6, 2020

 

FacebooktwitterpinterestlinkedinFacebooktwitterpinterestlinkedin

 

 

Leer otras noticias

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 


Escríbanos






¿Desea recibir información de nuestro centro? *

captcha

 

 

Atención especializada

Atención al paciente

Profesionales HC

Suscríbase a nuestro newsletter

Suscribirse