Noticias HC

Neurología. #Alzheimer, nuevos avances auguran un futuro esperanzador

Alzheimer_Marbella_2018

 
 

* El reciente Congreso Mundial de Alzheimer llevado a cabo el mes de Julio en Chicago, arroja que ya existen estudios para mejorar la precisión diagnóstica de la enfermedad y se espera que en los próximos tres años tengamos algún tipo de tratamiento que modificaría su curso.

 

* Los resultados preliminares presentados en el Congreso fueron realmente alentadores y generan una luz de esperanza.

 

En España, según un estudio publicado en la revista de la Sociedad Española de Neurología, el deterioro cognitivo afecta a un 18,5% de las personas mayores de 65 años. Las mujeres presentan tasas significativamente más elevadas que los hombres. La prevalencia aumenta con la edad, el 1% entre 65 y 70 años, doblando cada 5 años, por lo que afecta al 13% entre 80 y 85 años y a 1 de cada 3 mayores de 90 años, presentando diferencias por nivel de estudios alcanzado y tipo de convivencia. Con una población cada vez más longeva en el mundo, la detección temprana es de vital importancia.

 

La importancia de la detección temprana.

 

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, de curso progresivo, y es causada -en parte- por la acumulación de una proteína anormal en el cerebro conocida como amiloide. Si bien es irreversible desde el punto de vista fisiopatológico, existen diversos tratamientos que ayudan a mejorar los síntomas.

 

La enfermedad de Alzheimer constituye entre el 50-70% de las demencias diagnosticadas.

 

¿Cómo detectarla?

 

En la actualidad, la presunción de padecer esta patología representa uno de los principales motivos de consulta al neurólogo. Un síntoma que aparece habitualmente durante la consulta es la pérdida de memoria para hechos recientes, tales como olvidar citas o dónde se dejan los objetos, preguntar muchas veces lo mismo o no recordar a personas que se acaban de conocer.

 

Y es que la enfermedad de Alzheimer involucra áreas del cerebro que controlan la velocidad de pensamiento, la memoria y el lenguaje, entre otros aspectos.

 

Es frecuente que el paciente, por miedo a ser internado o como mecanismo de negación, tienda a minimizar sus síntomas o ignorarlos mientras que los familiares, angustiados, pueden llegar a exagerar la intensidad y frecuencia de sus manifestaciones. Ahora bien, existen indicios de alarma que hay que tener en cuenta a la hora de hacer la averiguación: disminución de la memoria reciente, dificultades en la ejecución de tareas que realiza habitualmente, problemas con el lenguaje y la comunicación, desorientación en tiempo y lugar, disminución en las capacidades de razonamiento y juicio, problemas con el pensamiento abstracto, extravío de objetos o colocación en lugares erróneos, cambios del ánimo o del comportamiento, cambios en la personalidad, y disminución de la iniciativa.

 

Ante la presencia de estos indicios, es importante consultar con un neurólogo experimentado en este tipo de problemas.

 

Hay otros tipos de demencia los cuales descartar y, por supuesto, lo primero, algunas enfermedades que son tratables – curables y tienen un tratamiento específico distinto de la enfermedad de Alzheimer.

 

Las noticias son alentadoras.

 

Las conclusiones del reciente Congreso Mundial deAlzheimer llevado a cabo en julio pasado en Chicago, afirma que se vislumbra una luz de esperanza en la aparición de un tratamiento que modificaría el curso de esta enfermedad. Actualmente, hay un avance en el diagnóstico precoz con estudios conocidos como biomarcadores. Esto significa que ya existen estudios para mejorar la precisión diagnóstica del Alzheimer. Es importante destacar que eldiagnóstico precoz es de vital importancia para mejorar esta enfermedad, que es neurodegenerativa y cuyo mayor factor de riesgo reside en en el transcurso de los años, es decir, en el envejecimiento.

 

¿Cuáles son los biomarcadores del Alzheimer?

 

Hasta hace bien poco, el diagnóstico del Alzheimer se fundamentaba en criterios clínicos y se consideraba que la enfermedad se iniciaba cuando aparecían los síntomas. En la actualidad, el diagnóstico médico de la enfermedad aún sigue siendo clínico, es decir, basado en la presencia de síntomas. No obstante, gracias a la información obtenida a través del estudio de biomarcadores, ahora sabemos que esta enfermedad tiene una fase previa silenciosa, llamada la fase preclínica. Esto significa que los daños cerebrales comienzan décadas antes de que se manifiesten los primeros síntomas.

 

La información que nos proporcionan los biomarcadores puede llegar a ser definitiva para la prevención del Alzheimer. El objetivo es frenar o retrasar la evolución hacia la demencia en aquellas personas que todavía no presentan síntomas evidentes, pero en las que su cerebro ya está experimentando cambios. Estos cambios sólo pueden detectarse a través del análisis de biomarcadores específicos.

 

En el caso del Alzheimer, los biomarcadores son:

 

De carácter fisiopatológico:

 

Los niveles de proteínas beta-amiloide y tau en el líquido cefalorraquídeo, que se analizan a partir del líquido extraído mediante una punción lumbar.

 

La detección de la acumulación de esas proteínas en el cerebro mediante tomografía por emisión de positrones (PET).

 

De carácter topográfico:

 

Estudios de imagen estructural, funcional o molecular del cerebro y sus regiones a través de tecnologías de resonancia magnética y de tomografía por emisión de positrones (PET) con un trazador de glucosa.

 

Actualmente, los investigadores buscan nuevos biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer, a la vez que estudian si los cambios en los niveles de proteína beta-amiloide y tau pueden detectarse mediante técnicas más sencillas, como análisis de sangre o de orina.

 

¿Qué indican los biomarcadores?

 

Aún queda mucho por estudiar en lo que respecta a los biomarcadores. A día de hoy, el estudio de biomarcadores se utiliza en investigación, y aún no se está aplicando a la práctica clínica habitual, que suele basarse en la historia clínica, exploración del paciente, analítica completa y específica de valores que influyen en el estado cognitivo de la persona, y estudio de neuroimagen.

 

Sabemos que los biomarcadores se empiezan a alterar mucho antes de la aparición de los síntomas, pero no todas las personas que presentan alguna alteración en los biomarcadores descritos hasta hoy, terminan desarrollando la enfermedad. Así, un 20% de la población de 60 años y un 30% de la de 80 años tendrían amiloidosis cerebral (acumulación de la proteína beta-amiloide en el cerebro, típicamente presente en las personas con Alzheimer), pero una buena parte de ellas no llegaría a desarrollar síntomas de demencia. Todavía no conocemos las razones de ello. La investigación sigue buscando respuestas.

 

Unidad de Neurología de HC Marbella.

 

* Consulta tu caso o el de tu familiar con el Dr. José Antonio Sanchez García. Ante la presencia de estos indicios, es importante consultar con un neurólogo experimentado en este tipo de problemas.

 

* En HC Marbella contamos con las técnicas diagnósticas más avanzadas para realizar un diagnóstico precoz, que es de vital importancia para mejorar esta enfermedad neurodegenerativa y cuyo mayor factor de riesgo reside en el transcurso de los años.

 

Fuentes: Sociedad Española de Neurología /Fundación Pascual Maragall / Congreso Mundial de Alzheimer 2018.

 

 

septiembre 21, 2018

 

FacebooktwitterpinterestlinkedinFacebooktwitterpinterestlinkedin

 

 

Leer otras noticias

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención especializada

    Atención al paciente

    Profesionales HC

    Suscríbase a nuestro newsletter

    Suscribirse