endocrine neck surgery
endocrine neck surgery

Tiroides

neuromonitor

Unidad de Cirugía Cervical Endocrina

En relación al tiroides, podremos tratar pacientes con síntomas de hiperfunción o compresión, nódulos incidentales y tumores benignos o malignos. En quirófano disponemos de neuromonitor para comprobar el funcionamiento de los nervios recurrentes, gafas lupa e instrumentos con termosellado para tiroidectomías parciales o totales, con o sin vaciamiento central o lateral. Dispondremos también de PTH postoperatoria precoz para prevenir hipocalcemias según los estándares de calidad europeos.

 
 

El cirujano endocrino puede ayudar cuando el tiroides crece y comprime diferentes estructuras dando problemas para respirar, tragar o hay cambios en la voz. También cuando encontramos un nódulo y necesitamos saber si es maligno y en ese caso curarlo. Otra de las circunstancias en la que podemos ayudar es cuando hay una producción aumentada de hormonas tiroideas que producen síntomas no controlados de forma definitiva con otros tratamientos. Cada paciente tendrá una cirugía adecuada según su diagnóstico, su situación general y sus preferencias siguiendo siempre las guías de práctica clínica europeas.
Las tres complicaciones técnicas posibles tras la tiroidectomía son la alteración de la voz, el sangrado y el descenso de los niveles de calcio. El primer avance que nos resulta útil para evitarlas son las gafas lupa, que nos facilita una disección más cuidadosa y a través de cicatrices más pequeñas.
 
Además, en el quirófano disponemos de un aparato especial (neuromonitor) para comprobar en todo momento el funcionamiento de los nervios recurrentes que son los que llevan la señal eléctrica a las cuerdas vocales que al moverse correctamente nos asegurarán una voz normal.
 
Para evitar sangrado se usa una pinza que lleva un sistema de termosellado y apósitos hemostáticos que hacen que la mayoría de las veces no sea necesaria la utilización de drenajes.
 
Por último, en la primeras horas del posoperatorio monitorizamos los niveles de calcio y PTH para detectar de forma precoz las bajadas de calcio en caso de que se produzcan y evitar síntomas que podrían llegar a ser importantes en caso de no sospecharlo a tiempo.
La duración de la cirugía dependerá de la complejidad del procedimiento. Cuando solo es necesaria la extirpación de medio tiroides la duración aproximada es de 30-60 min y si se trata del tiroides completo de 90-120 minutos. Cuando operamos un cáncer de tiroides, con frecuencia habrá que extirpar ganglios de alguna región del cuello y suele requerir 2-3 horas, aunque en casos muy especiales la operación puede requerir hasta 7 horas de quirófano.
Si la operación consiste en extirpar medio tiroides, normalmente es suficiente con una noche de hospitalización. Si se extirpa el tiroides completo, dependerá de los niveles de Calcio y PTH (hormona del Calcio) a las 24 horas de la cirugía que nos indicarán si es segura el alta en ese momento. El 50% de los pacientes podrán ir a casa de forma precoz y el resto tardará algún día más para comprobar que los niveles se han corregido correctamente con suplementos orales.
Tras la extirpación del tiroides completo y en ¼ casos tras la extirpación de media glándula, será necesario tomar tratamiento hormonal sustitutivo con hormona tiroidea. Cada paciente necesitará una dosis diferente que iremos ajustando según la analítica. Si este ajuste se hace adecuadamente no hay razón para que aumentemos de peso tras la cirugía del tiroides.
Las 4 glándulas paratiroides, encargadas de regular el metabolismo del calcio, se sitúan por detrás del tiroides y reciben el riego sanguíneo de las mismos vasos que el tiroides. Cuando extirpamos el tiroides completo, con cierta frecuencia se altera el funcionamiento de las paratiroides y se requieren suplementos de calcio, pero esto suele ser de forma temporal y el 98% de los pacientes no requieren tratamiento a largo plazo. Cuando solo se extirpa medio tiroides no hay razón para que haya problemas con el calcio.
La gran mayoría de los cánceres de tiroides son de estirpe papilar o folicular y tienen un pronóstico excelente Tras una cirugía adecuada en manos expertas, las tasas de curación son cercanas al 90%. En algunos casos con afectación de estructuras vecinas o metástasis o incluso tumores con extirpes más agresivas, serán necesarias cirugías más complejas para intentar siempre la curación.
Después de la cirugía se procederá al análisis histológico definitivo de la pieza quirúrgica. Tras analizarla se evaluará el tipo de tumor, la extensión y si hay signos de mal pronóstico. En algún caso concreto puede ser necesario el uso de radioyodo para reforzar la cirugía y evitar recaídas en el futuro.

 

Especialistas

A través del portal del paciente Mi HC también podrá coger cita y descargar resultados e informes.

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención al paciente

    • 900877454 Call Center
    • 952908898 Oncología
    • 951829978 Diagnóstico por imagen
    • 951829947 Ginecología
    • 952908897 Fertilidad
    • 952908131 Farmacia hospitalaria

    Suscríbase a nuestro newsletter

    • En HC Marbella podrá acceder a información de interés y de actualidad para la salud escrita por los diferentes profesionales de nuestras unidades médicas.
    Suscribirse