especialista artrosis
especialista artrosis

Artropatías degenerativas

artrittis reumatoide

La artropatía degenerativa o artrosis es la enfermedad degenerativa articular más frecuente y se caracteriza por la destrucción del cartílago que recubre las superficies óseas.

 
 

 
 

Causa
 
Su causa es el desgaste de la articulación por el uso.

 

No es hereditaria pero sí tiene un componente de riesgo genético que favorece su aparición en personas con historia familiar.  Otros factores de riesgo son la obesidad, falta de ejercicio físico, traumatismos repetidos sobre una articulación, sobrecarga articular, determinadas posturas mantenidas en el tiempo (por ejemplo, las personas que trabajan de rodillas tendrán más riesgo de desarrollar artrosis de rodilla).

Síntomas
 

  • Dolor de tipo mecánico: se desencadena con el movimiento y mejora con el reposo
  • Inflamación de la articulación
  • Rigidez
  • Deformidad, son característicos por ejemplo en las manos los Nódulos de Heberden y Bouchard. Se trata de prominencias de tejido duro óseo de las articulaciones interfalángicas distales y proximales respectivamente.

Diagnóstico
 

  • Historia clínica y exploración física
  • Radiografías: En fases iniciales la radiografía puede ser normal, conforme avanza la artrosis se observa un estrechamiento del espacio articular, aparición de prominencias óseas (osteofitos), quistes e irregularidades del contorno óseo.

Tratamiento
 

  1. Tratamiento farmacológico:
  • Paracetamol: es el fármaco de elección por ser el que menos efectos secundarios tiene.
  • Antiinflamatorios no esteroideos: celecoxib y rofecoxib
  • Opiáceos menores como tramadol y codeína. Se utilizan cuando los síntomas no pueden controlarse con analgesia habitual.
  • Opiáceos mayores (morfina, fentanilo, buprenorfina…) en casos en los que no es posible un buen control del dolor con los fármacos anteriores.
  • Suplementos con glucosamina y condroitín sulfato: estimulan la síntesis de matriz extracelular del cartílago. Los estudios realizados hasta ahora no muestran resultados concluyentes.

 

  1. Inyecciones intra-articulares:
  • Corticoides, pueden ser eficaces en casos puntuales. No es un tratamiento para mantener a largo plazo.
  • El ácido hialurónico y los factores de crecimiento plaquetariointra-articulares sirven para tratar aquellos pacientes con una artrosis refractaria al tratamiento médico al tener un efecto analgésico-antiinflamatorio y protector del tejido.

 

  1. Tratamiento no farmacológico: fisioterapia, ejercicio adaptado.
  •  Cirugía: alivia los síntomas y corrige la deformidad que producen los casos de artrosis severa. En ocasiones es preciso recurrir al remplazo con prótesis ortopédicas de rodilla, cadera…

 

Recomendaciones para pacientes
  1. Solicite una valoración médica para decidir el tratamiento más adecuado a su caso.
  2. Evite automedicarse. Los medicamentos utilizados para el control del dolor tienen efectos secundarios y además pueden interaccionar con su tratamiento habitual.
  3. Manténgase en su peso recomendado para evitar sobrecargar articulaciones.
  4. Evite el sedentarismo y realice ejercicio de forma adaptada a su situación para fortalecer la musculatura. Utilice calzado amortiguado para realizar ejercicio.

 

Reumatólogos

Vídeos Reumatología

A través del portal del paciente Mi HC también podrá coger cita y descargar resultados e informes.

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención especializada

    Atención al paciente

    Profesionales HC

    Suscríbase a nuestro newsletter

    Suscribirse