reumatólogo Marbella
reumatólogo Marbella

Artropatías inflamatorias

espondilitis anquilosante

En la unidad de reumatología de HC se le otorga gran importancia al diagnóstico diferencial de las artropatías inflamatorias.

 

Entre las más frecuentes están:

 

  • Artritis Reumatoide
  • Espondilitis Anquilosante
  • Artritis Psoriásica
  • Artritis Reactiva

 
 

 
 

artrittis reumatoide

La Artritis Reumatoide es una enfermedad crónica autoinmune que afecta a las articulaciones produciendo inflamación.

 

La inflamación persistente puede acabar dañando los huesos, ligamentos y tendones que hay alrededor de la articulación. Si la inflamación es mantenida en el tiempo, se produce una deformidad progresiva de las articulaciones que limita la movilidad pudiendo ser causa de discapacidad.

 

En algunas ocasiones puede afectar a órganos como el corazón, riñón o pulmón.

 

Las mujeres tienen una predisposición hasta 3 veces mayor y se desarrolla normalmente entre los 40 y 60 años.

Causa
 
La causa es desconocida, pudiendo estar implicados factores genéticos así como factores ambientales desencadenantes como puede ser el caso de una infección que altere las células del sistema inmune.

Síntomas
 

  • Dolor e inflamación en articulaciones siendo las manos las más afectadas (muñecas y dedos). También puede afectar a pies, codos, hombros, caderas, rodillas y tobillos.
  • Rigidez matutina que mejora a lo largo del día
  • Cansancio, malestar general
  • Fiebre
  • Deformidad de articulaciones

síntomas artritis

Diagnóstico
 

  • Historia Clínica, Antecedentes Personales y Familiares
  • Radiografía, Resonancia Magnética.
  • Analítica de sangre con marcadores reumatológicos como Anticuerpos Antinucleares, Antipéptidos citrulinados cíclicos, Velocidad de Sedimetación Globular, Proteína C Reactiva.

Tratamiento
 
El diagnóstico temprano y tratamiento personalizado hace posible que las personas con Artritis Reumatoide vivan su vida con normalidad. Para ello es necesario analizar las distintas opciones terapeúticas de forma personalizada y planificar objetivos y expectativas.

 

  1. Fármacos analgésicos y antiinflamatorios: Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y corticoides. Ayudan a sobrellevar la enfermedad al paciente aliviando el dolor e inflamación pero no modifican el curso de la enfermedad.
  2.  

  3. FAMEs (Fármacos modificadores de la enfermedad)
    Mejoran los síntomas y frenan la progresión de la Artritis Reumatoide. El más utilizado es el Metotrexato. También sulfasalacina, hidroxicloroquina y leflunomida.
  4.  

  5. Fármacos Biológicos
    Actúan a nivel del sistema inmunológico, limitando la inflamación, reduciendo los síntomas y retrasando la progresión de enfermedad. Se utilizan con frecuencia en combinación con los FAMEs.
     

    • Inhibidores del TNF (Factor de Necrosis Tumoral). Bloquean el TNF, molécula que interviene en el proceso inflamatorio. Etanercept, Infliximab, adalimumab, certolizumab pegol y golimumab son los fármacos que pertenecen a este grupo.
    • Fármacos que actúan sobre las células B y T:los linfocitos B y T son los principales tipos celulares implicados en el proceso inmunológico. En esta categoría se incluyen rituximab y abatacep.
    • Inhibidores de la Interleuquina 6 (IL-6): molécula que tiene un papel    muy importante en la regulación de la inflamación. En los pacientes con AR se detectan niveles elevados de IL-6 en la membrana sinovial (tejido que recubre las articulaciones por su parte interior). Estos niveles elevados de IL-6 contribuyen a la inflamación que produce la destrucción y el daño articular. El tocilizumab pertenece a este grupo.

 

Recomendaciones para pacientes
  1. Entiende y conoce tu enfermedad
  2. Consulta con tu médico dudas sobre síntomas, evolución de la enfermedad y efectos secundarios de tratamientos.
  3. Mantén un estilo de vida activo, haz ejercicio diario
  4. Sigue una dieta saludable: reduce la cantidad de sal y azúcar. Toma alimentos antioxidantes como frutas y verduras, cereales integrales y grasas saludables como el aceite de oliva o los ácidos grasos omega-3 presentes en el pescado.
  5. Mantente en tu peso ideal, el sobrepeso es una carga extra para tus articulaciones.

artropatías inflamatorias

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a la columna vertebral y otras articulaciones disminuyendo su flexibilidad y produciendo rigidez.

 

La enfermedad evoluciona en brotes o ataques de inflamación de las articulaciones. Entre ataque y ataque el paciente suele permanecer sin síntomas de dolor.

 

Afecta a personas jóvenes y aparece habitualmente en varones entre los 20 y 30 años de edad.

Síntomas
 

  • Dolor en columna lumbar que empeora en reposo o en la cama.
  • Pérdida de movilidad.
  • Rigidez vertebral por la mañana que mejora con el ejercicio y a lo largo del día
  • Afectación articular periférica asimétrica en hombros, caderas, rodillas, dorso de pie y dedos del pie.
  • Uveítis, es una forma de inflamación ocular. Los síntomas son enrojecimiento, dolor y visión borrosa.
  • Fiebre, pérdida de apetito, fatiga e incluso inflamación en órganos como pulmones y corazón, aunque esto último ocurre muy raramente.

Causa
 
La causa es desconocida pero la genética tiene un papel importante en su aparición. El riesgo de padecer la enfermedad es algo mayor si un miembro de la familia (padre o hermano) desarrolla la enfermedad y si se tiene el test para el antígeno HLA-B27 positivo.

Diagnóstico
 

  • Historia Clínica, síntomas y exploración física.
  • Radiografías de pelvis y columna vertebral, para ver los cambios que ha producido la inflamación en las articulaciones sacroilíacas y las vértebras.
  • La Resonancia Magnética es de gran ayuda para detectar lesiones agudas (en las radiografías los cambios aparecen de forma más tardía).
  • La analítica de sangre puede apoyar el diagnóstico con la determinación del HLAB27 o una proteína que mide la inflamación como la Proteína C reactiva que en algunos casos está elevada.

Tratamiento
 
Actualmente no existe ningún tratamiento capaz de curar la enfermedad. El objetivo es reducir el dolor y la rigidez articular, así como prevenir las deformidades para mejorar la calidad de vida del paciente y permitirle desempeñar sus actividades cotidianas con normalidad.

 

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES), entre los más usados están la Indometacina, Naproxeno y Diclofenaco.
  •  

  • Fármacos modificadores de la enfermedad (metotrexato, sulfasalacina, leflunomida). Se utilizan normalmente en combinación con antiinflamatorios.
  •  

  • Si no hay respuesta o se presenta intolerancia o toxicidad, se suelen iniciar fármacos biológicos, medicamentos potentes dirigidos específicamente a los componentes de la respuesta inmunológica que está interviniendo en la enfermedad.
    • anti-TNF (infliximab, etanercept, adalimumab, certolizumab, golimumab)
    • Anti IL17 (secukinumab).
  •  

  • El tratamiento fisioterápico constituye un pilar básico y debe individualizarse para cada paciente. Es muy importante evitar el reposo prolongado o la aplicación de corsés o fajas que inmovilicen la columna.
  •  

  • En algunos casos está indicada la infiltración local con corticoides.
  •  

  • El tratamiento quirúrgico contribuye poco al tratamiento solo se utiliza en contadas ocasiones cuando las articulaciones están muy dañadas y se ha perdido la movilidad o el dolor es intratable.

 

Recomendaciones para pacientes
  1. Dejar de fumar. El tabaco ha demostrado ser un factor que empeora el pronóstico.
  2. Mantener una postura correcta durante el trabajo y el descanso nocturno (mantener las piernas derechas en vez de dormirse de lado con las piernas encogidas, tumbarse con la cabeza hacia abajo al menos media hora diaria…). El colchón debe ser firme. Emplear una almohada delgada o una que solamente apoye el hueco del cuello. No es recomendable el uso de corsés y fajas puesto que favorecen la inmovilidad de la espalda.
  3. Realización diaria de gimnasia que fortalezca la musculatura abdominal y espinal.
  4. En las fases de mayor inflamación puede ser útil la aplicación de calor y la hidroterapia. El baño o la ducha matinal con agua caliente pueden ayudar a desentumecer los músculos y las articulaciones.
  5. La natación es el mejor ejercicio ya que ejercita todos los músculos y articulaciones de la espalda y el riesgo de lesionarse es bajo. Evitar deportes y ejercicios de contacto y colisión física.

artritis psoriásica

Es una enfermedad que afecta a las articulaciones y se presenta en un 10% de los pacientes con psoriasis en piel. En la mayor parte de los casos la artritis aparece después de años de evolución de las lesiones cutáneas.

 

Es una enfermedad crónica que alterna períodos de inactividad e inflamación.

Síntomas
 

  • Afectación articular, normalmente asimétrica, si se afecta una rodilla no suele estar lesionada, simultáneamente la otra rodilla.
  • Lesión de las articulaciones interfalángicas distales en manos (las que hay junto a las uñas)
  • inflamación conjunta de las articulaciones y de los tendones de los dedos, conocida como “dedo en salchicha” o dactilitis.
  • Inflamación de la inserción del tendón de Aquiles en el hueso calcáneo (talón)
  • Rigidez articular
  • Otros: cansancio, trastorno del estado de ánimo, uveítis (inflamación ocular)

Causa
 
La causa es desconocida. Probablemente se trate de una enfermedad multifactorial donde están implicados factores genéticos, inmunitarios y ambientales.

Diagnóstico
 

  • Historia clínica
  • Exploración Física
  • Analítica de sangre: puede haber aumento de marcadores inflamatorios como Velocidad de Sedimentación Globular o Proteína C Reactiva, elevación de ácido úrico, anemia moderada, HLA B27 + (marcador genético positivo en algunas enfermedades autoinmunes)
  • Radiografía, Resonancia Magnética
  • Examen del líquido sinovial (líquido de la articulación) que muestra características inflamatorias

Tratamiento
 

  1. Tratamiento sintomático con AINES (antiinflamatorios no esteroideos) o corticoides. 
  2.  

  3. Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales. Estos medicamentos pueden retrasar la evolución de la artritis psoriásica y evitar que las articulaciones y otros tejidos sufran un daño permanente. A este grupo pertenecen metotrexato, sulfasalacina y leflunomida.
  4.  

  5. Fármacos biológicos: son proteínas muy similares a las humanas que bloquean las moléculas que intervienen en la inflamación articular, actuando sobre la respuesta inmunológica que ocurre en la Artritis Psoriásica. Se utilizan cuando no hay respuesta a los inmunosupresores o aparece intolerancia. Son infliximab, etanercept, adalimumab, golimumab, certolizumab, ustekinumab, secukinumab, ixekizumab, guselkumab y abatacept.
  6.  

  7. Tratamiento quirúrgico:
  8. Infiltraciones con corticoides en la articulación para reducir la inflamación
  9. Cirugía de reemplazo de articulación. Cuando las articulaciones están gravemente dañadas puede valorarse el reemplazo por una prótesis.

 

Recomendaciones para pacientes
  1. Realice seguimiento periódico con sus especialistas en reumatología y dermatología, la atención multidisciplinar de la enfermedad permite un mejor control de los síntomas. 
  2. Practique ejercicio físico moderado. 
  3. Evite el sobrepeso y la obesidad. Ambos son factores de riesgo cardiovascular y este riesgo ya está aumentado por la propia enfermedad psoriásica. Además ambos reducen las posibilidades de éxito de los tratamientos. 
  4. Realice reposo en períodos de brote articular
  5. Evite alcohol y tabaco. Tanto el alcohol como el tabaco empeoran la piel y las articulaciones, y hacen que el control de la enfermedad sea más difícil.
  6. El tratamiento fisioterápico puede aliviar el dolor y facilitar hacer las tareas diarias.

 

Reumatólogos

Vídeos Reumatología

A través del portal del paciente Mi HC también podrá coger cita y descargar resultados e informes.

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención especializada

    Atención al paciente

    Profesionales HC

    Suscríbase a nuestro newsletter

    Suscribirse