Dr.-Rosales_digestivo_Marbella
Dr.-Rosales_digestivo_Marbella

Enfermedades hepáticas

enfermedades hepáticas

El Hígado es el órgano más voluminoso del cuerpo. Se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y su peso en adultos es en torno a 1400-1500 gramos. Está formado por dos lóbulos (derecho e izquierdo) separados por un ligamento llamado ligamento falciforme. En su cara inferior derecha está en contacto con la vesícula biliar que almacena la bilis necesaria para la digestión de alimentos.
 
Es un órgano de vital importancia, siendo sus funciones:
 

  • Eliminar toxinas como el alcohol y otros productos de desecho
  • Almacenar y producir vitaminas, minerales, hierro, azúcares para nuestro organismo
  • Convertir los alimentos en sustancias y energía necesarias para nuestra nutrición
  • Producir proteínas que nos ayudan a controlar infecciones y que intervienen en la coagulación de la sangre

 
El hígado se ve afectado por múltiples causas como medicamentos, infecciones, tumores. La principal dificultad es que las enfermedades hepáticas no dan la cara en muchas ocasiones hasta que se encuentran en fase muy avanzada.
 

Enfermedad-Hepática-Metabólica-Grasa EHmet

Esta enfermedad engloba un amplio espectro de patologías:

  • el hígado graso (presencia de grasa que se acumula en las células del hígado con poca inflamación),
  • la esteatohepatitis (donde además de acumular grasa ya hay inflamación en el hígado)
  • la enfermedad avanzada o cirrosis (donde además hay fibrosis, que sustituye a las células sanas del hígado).

La forma más común de enfermedad hepática metabólica grasa se caracteriza por un acúmulo de grasa en el hígado produciendo inflamación severa que con el tiempo puede evolucionar a enfermedad hepática avanzada (cirrosis).
 
Esta enfermedad se produce en pacientes que no consumen alcohol ni tiene otras enfermedades que justifiquen el daño que presentan en el hígado.
 
La prevalencia de esta enfermedad ha aumentado en los últimos años en paralelo al aumento de la obesidad y diabetes como consecuencia de cambios en el estilo de vida y hábitos alimentarios poco saludables.

Factores de riesgo
 
Hay factores de riesgo como la obesidad y la diabetes, que al estar presentes ambos, eleva la prevalencia de enfermedad hepática metabólica en cerca de un 90%. .De hecho, en los últimos años la prevalencia de esta ha aumentado notablemente como consecuencia directa de cambios en el estilo de vida y los hábitos alimentarios poco saludables.

Síntomas
 
Generalmente no produce síntomas hasta fases muy avanzadas de cirrosis en las que pueden aparecer:

  • cansancio
  • dolor en parte superior derecha de abdomen
  • hinchazón abdominal
  • color amarillento de piel y ojos
  • aumento del tamaño de hígado y bazo
  • palmas rojas,
  • vasos agrandados en abdomen.

Diagnóstico
 

  • Analítica de sangre con alteración de las pruebas de función hepática (generalmente aumento de las transaminasas)
  • Ecografía abdominal
  • Biopsia hepática, en pacientes en los que se sospecha enfermedad avanzada para valorar pronóstico

 

Tratamiento
 
De momento ningún fármaco ha mostrado mejor resultado que el conseguir una reducción de peso. Cuando se pierde al menos un 10% del peso corporal, se llega incluso a revertir la fibrosis hepática. Por tanto, los cambios en los hábitos de vida, con una dieta sana, mantener una actividad física diaria y ejercicio físico que logren reducir y controlar el peso, son las principales medidas.
 
La dieta es el principal pilar terapeútico de estos pacientes. Una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados (aceite de maíz o de soja, pescados como el atún, sardina, trucha o salmón), pobre en ácidos grasos saturados (mantequilla, embutidos, carne de cerdo, ternera o cordero, leche), y con antioxidantes (vitamina C), fibra, frutas y vegetales. Estas medidas mejoran de forma importante las transaminasas, así como los hallazgos ecográficos.
 
También se han propuesto tratamientos con antioxidantes, como la vitamina E o suplementos con ácidos grasos omega 3 si bien su efectividad aún se está estudiando.
 
Otra posible estrategia futura es el control de marcadores inflamatorios con probióticos.

EEHmet_tratamiento

hepatitis_autoinmune

Es una enfermedad inflamatoria crónica progresiva del hígado que puede acabar en cirrosis hepática.
 
Se caracteriza por inflamación y destrucción de las células del hígado (hepatocitos). Se trata de una enfermedad autoinmune, las defensas del propio paciente destruyen los hepatocitos o células del hígado en pacientes con una probable predisposición genética.
 
Afecta principalmente al sexo femenino en un 70% de los casos. El desarrollo de la enfermedad es más frecuente en la adolescencia o en el inicio de la edad adulta.

Síntomas
 
En la mayoría de los casos no aparecen síntomas.
 
Algunos pacientes pueden presentar:
 

  • cansancio y malestar general
  • picores
  • ictericia: coloración amarillenta de piel y ojos
  • hepatomegalia: aumento del tamaño del hígado

Diagnóstico
 
1. Analítica de sangre:

  • aumento de enzimas hepáticas (transaminasas)
  • aumento de inmunoglobulinas Ig G
  • detección auto-anticuerpos:
    • anticuerpos anti-nucleares y/o anti-músculo liso, que caracterizan la hepatitis autoinmune de tipo 1
    • anticuerpos anti-microsomales de hígado y/o riñón de tipo 1 (anti LKM-1) que caracterizan la hepatitis autoinmune de tipo 2.

 

Tratamiento
 
Fármacos inmunosupresores

  • Corticoides como la prednisona
  • Azatioprina, ciclosporina, tacrolimus o micofenolato.

 
Trasplante hepático en caso de enfermedad avanzada

hepatitis-autoinmune-tratamiento

Hepatitis-Virales

Las hepatitis virales son enfermedades que producen inflamación del hígado de causa vírica (A, E, B, C y delta).
Son enfermedades transmisibles y pueden prevenirse.
 
Actualmente disponemos de vacunas que previenen de forma eficaz la infección por el Virus de la Hepatitis A y B. La sobreinfección por virus delta sólo ocurre en portadores del Virus B, por lo que la vacuna también ejerce protección frente a esta variante.
 
La transmisión del Virus B, C y delta se produce por transfusiones (no en la actualidad ya que los bancos de sangre descartan la infección en las muestras), agujas contaminadas y por relaciones sexuales.
 
Los Virus A y E por alimentos y agua contaminados, por lo que una buena higiene y tratamiento adecuado de los mismos previene la infección.

Hablamos de hepatitis aguda cuando la enfermedad ha aparecido de forma reciente y si su duración es superior a seis meses se trata de una hepatitis crónica.
 
Los Virus A y E cursan de forma autolimitada en el tiempo y suelen resolverse de forma espontánea sin complicaciones. Son muy frecuentes en guarderías y en niños en edad escolar.
 
Los Virus B y C pueden evolucionar a una hepatitis crónica, siendo esta complicación más frecuente en el caso de la hepatitis C.

Síntomas
 
Hepatitis aguda:
 

  • Malestar general.
  • Cansancio.
  • Náuseas.
  • Pigmentación amarilla de piel y mucosas (ictericia)
  • Orina de color oscuro (coluria)
  • Deposiciones blancas o amarillentas (acolia)
  • Molestias leves en lado derecho de abdomen

 
Hepatitis crónicas:

  • En fases precoces la enfermedad produce muy pocos síntomas y suelen ser un hallazgo casual. Por el contrario, cuando se diagnostican nos encontramos con una fase ya muy avanzada de enfermedad hepática.

Diagnóstico
 

  • Analítica de sangre: elevación de transaminasas o enzimas hepáticas, serología con anticuerpos que nos permite conocer si la infección es aguda, crónica o curada, carga viral (En Hepatitis C)
  •  

  • Ecografía
  •  

  • “elastografía hepática” o Fibroscan, prueba parecida a una ecografía que mide la dureza del hígado, lo que traduce el grado de daño hepático.
  •  

  • En ocasiones es necesaria realizar biopsia hepática

Tratamiento
 
Las hepatitis agudas A, B y E se tratan con medidas generales y tratamiento sintomático.
 
La hepatitis aguda C, dada su alta tasa de cronificación, se trata con medicamentos para evitar su cronificación.
 
Las hepatitis crónicas se tratan con antirretrovirales y en fases muy avanzadas puede estar indicado el trasplante.

Hepatitis-Virales_tto

hepatitis-C_virus

La hepatitis C es una inflamación del hígado, producida por un virus de la familia de los flavivirus.
 
Existen variantes de este virus denominados genotipos que pueden comportarse de manera diferente, ante los tratamientos antivirales.
 
La evolución de la enfermedad dependerá en gran medida del estado de salud de cada paciente y de las características del virus. En el 80% de los casos la hepatitis se cronifica y suele pasar muchos años estables, aunque un 20% de los pacientes desarrollará cirrosis al cabo de 20-25 años.

Causas
 
Existen diferentes formas de contagio por hepatitis C, generalmente el contagio se produce por el contacto con la sangre o fluidos de una persona infectada.
 
Este contacto puede producirse:
 

  • Transfusiones sanguíneas: Desde los años 90 existen controles específicos que impiden que un paciente infectado pueda donar sangre, reduciendo casi en su totalidad el contagio a través de esta vía.
  •  

  • Uso compartido de jeringuilla o utensilios en contacto con la sangre como maquinillas de afeitar.
  •  

  • Pinchazos con material contaminado, como en la realización de piercing, tatuajes y acupuntura, cuando no ha habido una correcta esterilización.
  •  

  • Relaciones sexuales con múltiples parejas sin protección.
  •  

  • De madres a hijos durante el parto, aunque raramente ocurre y suele producirse cuando la madre está contagiada por el virus VIH.

Síntomas
 
La hepatitis C produce síntomas parecidos a los de una gripe como:

  • Malestar general,
  • Cansancio
  • Inapetencia
  • En ocasiones Ictericia (color amarillento de ojos y piel)

 
En fase crónica no suele presentar sintomatología, al no ser que evolucione a cirroso donde presenta síntomas propios de esta patología.

hepatitis-_sintomas

Diagnóstico
 
El diagnóstico se basa en la presencia de anticuerpos frente al virus (serología), lo que nos indica que se ha tenido contacto con él, y posteriormente la determinación de la carga viral, es decir, la detección de virus en la sangre. Si la serología es positiva y la carga viral negativa, la infección está curada.
 
Hoy en día no es necesario realizar genotipado ni polimorfismos. Los tratamientos antivirales actuales son prácticamente igual de efectivos con independencia de genotipos y polimorfismos.
 
El estudio puede completarse con:
 

  • Ecografía del hígado, que nos ayuda a conocer su estado.
  •  

  • Elastografía hepática. Es una prueba parecida a la ecografía. Se realiza a través de un aparato llamado Fibroscan, nos ayuda a conocer el grado de daño hepático midiendo la dureza del hígado.
  •  

  • Test serológico llamado FIB-4 actualmente es el método diagnóstico de elección para conocer el daño hepático.
     

    • con un valor inferior a 1,45 descartamos una fibrosis significativa.
    • Valores > 3,25 son muy sugestivos de fibrosis avanzada.

     
    Este test se determina con una fórmula sabiendo la edad, valor de plaquetas y valores de transaminasas (AST y ALT) y tiene una alta fiabilidad para descartar enfermedad avanzada

hepatitis-C Tratamiento

Tratamiento
 
A lo largo de los años la Hepatitis C se ha tratado a base de fármacos antivirales como el interferón pegilado y la ribavirina, dependiendo del tipo de genotipo se aplican con más o menos duración.
 
En la actualidad se utilizan fármacos orales que actúan sobre diferentes dianas del virus haciendo que la tasa de curación sea superior al 95%, con una duración de tratamiento de solo 2 o 3 meses y sin apenas efectos secundarios.
 
La eliminación del virus en la sangre conseguida con el tratamiento cura la enfermedad.
 
En HC Marbella gracias a la disposición de estos nuevos fármacos hemos aumentado notablemente las tasa de curación.

Hepatitis-Infantil-de-causa-desconocida

Es una inflamación del hígado de origen desconocido que afecta a niños, la mayoría menores de 5 años. De momento desconocemos la causa, aunque estas son las principales hipótesis:

  • Infección Vírica. Se ha descartado su relación con Virus Hepatitis A, B, C, D y E.
  •  

  • En las muestras de sangre extraídas a los niños afectados se han identificado tanto Coronavirus SARS.COV-2 como Adenovirus (virus muy frecuente en edad pediátrica que produce infecciones respiratorias y también digestivas).
  •  

  • Debilitamiento del sistema inmune secundario a las restricciones COVID y a la menor exposición de patógenos.
  •  

  • Contacto con perros. Algunos de los menores afectados provenían de familias que convivían con perros o habían tenido un contacto estrecho con este animal.
  •  

  • Infección COVID19, actualmente se baraja una posible relación con el virus. La proteína «SPIKE» del Coronavirus SARS.COV-2 podría comportarse como un superantígeno que el sistema inmune reconoce como peligroso desencadenándose una reacción inflamatoria muy potente.

Síntomas
 

  • Malestar general
  • Ictericia o coloración amarillenta de piel y ojos
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Vómitos

Diagnóstico
 

  • Historia clínica y exploración física
  • Analítica de sangre con elevación de transaminasas

 

Tratamiento
 
El tratamiento es sintomático, en la mayoría de los pacientes la evolución es favorable. Un 15% de pacientes ha requerido ingreso hospitalario, algunos de estos casos son tan graves que requieren trasplante hepático, pero no es lo habitual.

Es una enfermedad crónica en la que se produce una destrucción progresiva de los conductos biliares que transportan la bilis producida en el hígado hasta la vesícula donde se almacena para posteriormente liberarla al tubo digestivo tras la ingesta de alimentos.
 
La causa es desconocida, aunque parece que están implicados una combinación de factores ambientales, autoinmunes y predisposición genética. Afecta predominantemente a mujeres entre la cuarta y sexta década de la vida.

Síntomas
 

  • Cansancio
  • Picor en palmas de las manos o plantas de los pies
  • Osteopenia, osteoporosis
  • Hiperlipidemia, Hipercolesterolemia
  • Deficiencias vitamínicas (A, D y E)
  • Cirrosis
  • Trastornos autoinmunes concomitantes: Artritis Reumatoide, enfermedad tiroidea, Síndrome de Sjogren.

Diagnóstico
 
El diagnóstico de CBP se realiza cumpliendo dos de estos tres criterios:

  • Fosfatasa alcalina elevada en al menos dos determinaciones.
  •  

  • AMA positivos o bien ANA específicos (los gp210 o sp100)
  •  

  • Biopsia hepática compatible.
  •  

  • En la mayoría de los casos no es necesaria la biopsia.

Tratamiento
 

  • Ácido ursodesoxicólico: es un ácido biliar natural que mejora el pronóstico de la enfermedad si se inicia de forma precoz.
  •  

  • Ácido obeticolico, para pacientes que no responden al tratamiento con Ácido ursodesoxicólico.
  •  

  • Colestiramina para tratar el picor
  •  

  • Trasplante hepático, en casos de enfermedad muy avanzada.

cirrosis

Es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas con fibrosis o endurecimiento del hígado que ocasionan un cese en las funciones de este órgano.
 
Las causas principales de cirrosis son el abuso crónico de alcohol, las hepatitis víricas tipo B o C, enfermedades autoinmunes, medicamentos tóxicos y últimamente se está relacionando con la acumulación de grasa en el hígado asociado a hábitos poco saludables, obesidad y diabetes mellitus tipo 2.

Síntomas
 
En fase iniciales el paciente no tiene síntomas y en fases avanzadas puede aparecer:

  • Cansancio
  • Coloración amarillenta de piel (ictericia) por aumento de bilirrubina en sangre
  • Piel: dilataciones de vasos en tronco, enrojecimiento de palmas de las manos.
  • Acúmulo de líquido en extremidades inferiores y abdomen.
  • Facilidad para el sangrado, hematomas, hemorragias digestivas
  • Encefalopatía hepática: intoxicación del cerebro por acúmulo de sustancias tóxicas que el hígado no puede eliminar. Produce cambios en la conducta, alteración del nivel de consciencia e incluso coma.
  • Desnutrición
  • Cáncer de hígado, la cirrosis es el factor de riesgo más importante para el desarrollo de cáncer de hígado.
  • Cambios en la función sexual, infertilidad

cirrosis-sintomas

Tratamiento
 
La cirrosis hepática es una enfermedad irreversible pero su tratamiento puede demorar la evolución a fases más avanzadas.
 

  • Dieta baja en sal y proteínas (carnes, pescados)
  •  

  • Fármacos: diuréticos como la furosemida o espironolactona para tratar la retención de líquidos, betabloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas.
  •  

  • Trasplante hepático

Es una enfermedad hereditaria muy poco frecuente que condiciona un aumento del cobre en el organismo que se acumula principalmente en hígado y cerebro
 
Síntomas
 

  • Síntomas hepáticos: la afectación hepática puede ser leve produciendo solo una elevación de transaminasas en sangre o en fases avanzadas produce cirrosis hepática o incluso insuficiencia hepática aguda.
  •  

  • Síntomas neurológicos: dificultad en el habla, ataxia, temblor, cambios en la personalidad, convulsiones, deterioro cognitivo.

Diagnóstico
 

  • Analítica con niveles de ceruloplasmina, están disminuidos en la mayoría de los pacientes (90%). Se trata de una proteína producida por el hígado que almacena y transporta cobre.
  •  

  • Medición de Cobre en sangre y orina de 24h
  •  

  • Presencia de anillo de Keyser-Fleischer. Es un halo de coloración dorada-verdosa que aparece alrededor de la córnea secundario al acúmulo de Cobre. Está presente en el 90% de los afectados neurológicamente y con síntomas psiquiátricos.
  •  

  • Test genético
  •  

  • Ecografía o Resonancia Magnética hepática, útil para detectar complicaciones.
  •  

  • Biopsia hepática (solo cuando las pruebas anteriores no son concluyentes)
  •  

  • Para valorar el daño neurológico pueden realizarse RM Craneal, TAC y SPECT.

 

Tratamiento
 

  • Dieta baja en cobre, tratando de evitar el marisco, las vísceras (patés incluidos), el chocolate (cacao), los frutos secos, champiñones y setas, consumir agua con < 0. 2 ppm de Cobre.
  •  

  • Fármacos que favorecen la eliminación del cobre a través de la orina: D- penicilamina o trientina.
  •  

  • Fármacos que limitan la absorción a nivel intestinal: sales de zinc.
  •  

  • El trasplante hepático puede ser necesario cuando la función del hígado está gravemente afectada.

Es una enfermedad hereditaria que produce un aumento en la absorción del hierro a nivel digestivo acumulándose en distintos órganos.
 
Síntomas
 
Dependiendo de los órganos a los que afecte puede producir los siguientes síntomas:
 

  • Hígado: se trata del órgano al que afecta esta enfermedad con más frecuencia pudiendo producir cirrosis en fases muy avanzadas sin tratamiento o tumores (hepatocarcinoma).
  •  

  • Piel: pigmentación bronceada
  •  

  • Páncreas: diabetes
  •  

  • Articulaciones: artrosis, crisis de artritis
  •  

  • Corazón: Insuficiencia Cardíaca, arritmias.

Diagnóstico
 

  • Analítica con niveles de hierro, ferritina, índice de saturación de Transferrina
  •  

  • Test genético en sangre. El 90% de los pacientes presentan la mutación C282Y. Otras mutaciones menos frecuentes son H63D y S65C.
     
    Cuando se diagnostica una hemocromatosis a un paciente, deben estudiarse los familiares de primer grado porque el diagnóstico y tratamiento precoz evita el daño avanzado de órganos por el depósito de hierro.
  •  

  • Biopsia hepática
  •  

  • Resonancia Magnética. Puede detectar complicaciones de la enfermedad como una hepatocarcinoma.
  •  

 

Tratamiento
 

  • Las sangrías periódicas (extracción de sangre del paciente). Se trata del tratamiento de elección. Normalizan las reservas de hierro y evitan el depósito en órganos y la progresión de enfermedad. Se suele recomendar a los pacientes que se hagan donantes de sangre
  •  

  • En pacientes en los que no es posible realizar sangrías se puede utilizar desferroxiamina. Este medicamento aumenta la eliminación de hierro, pero es menos eficaz.
  •  

  • Si la enfermedad evoluciona y el daño hepático es avanzado puede estar indicado el trasplante hepático.

Especialistas en Aparato Digestivo

A través del portal del paciente Mi HC también podrá coger cita y descargar resultados e informes.

Tfno.: +34 952 908 628

952908898 Oncología
951829978 Diagnóstico por imagen
951829947 Ginecología
952908897 Fertilidad
951829947 Fisioterapia

 






    ¿Desea recibir información de nuestro centro? *

     

     

    Atención al paciente

    • 952908898 Oncología
    • 951829978 Diagnóstico por imagen
    • 951829947 Ginecología
    • 952908897 Fertilidad
    • 951829947 Fisioterapia
    • 952908131 Farmacia hospitalaria

    Suscríbase a nuestro newsletter

    • En HC Marbella podrá acceder a información de interés y de actualidad para la salud escrita por los diferentes profesionales de nuestras unidades médicas.
    Suscribirse